Cargando
Browsing Category:

Reparar

Vivimos en una época en la que abunda de todo. La ropa se vende a precios de chiste, tenemos más electrodomésticos que espacio, una colección entera de móviles viejos… En definitiva más trastos de los que caben en nuestras vidas y poca necesidad de reparar.

Cuando algo se rompe un poco o ya no reluce como al principio, nos hemos acostumbrado a deshacernos de ello y reemplazarlo. Claro! Con los precios de hoy en día, reparar un pantalón no es precisamente algo que merezca la pena. Uno nuevo son 4 euros, y repararlos es tiempo. Todos tenemos en mente la frase «el tiempo es oro», demasiadas veces la repiten.

Pero es una mentalidad que nos lleva a unas consecuencias que no vemos pero que empezamos a sentir. Estos excesos tienen que ir a parar a alguna parte y no van a desaparecer.

Como resultado la ropa que se tira a los contenedores de textiles ya no se recicla en su mayoría. Hay demasiada. Va a parar a un vertedero y de ahí no desaparece por arte de magia. Todo lo contrario. Atrae todavía más ropa que desechar. Y eso solo es uno de la gran cantidad de ejemplos que podría darte incluso en categorías no textiles.

Por eso es una mentalidad de la que me quiero deshacer y que sobretodo no quiero pasar a mis hijos. Quiero enseñarles a apreciar sus pertenencias. Que sepan que las cosas, en vez de ser sustituidas, se pueden reparar, reutilizar y reciclar para obtener algo mejor.

Cuida tus cosas, cuida tu bolsillo, cuida tu salud y cuida tu planeta.