• Alimentació / Salut

    Yo soy realfooder, ¿y tú?

    Ya hace unos años, que cambié de hábitos alimenticios. Más que por peso, por salud. En mi caso tuve que dejar de lado el gluten y los lácteos de vaca, y en su mayoría el azúcar (este último me cuesta un montón!). Mi alimentación empezó a basarse en verduras y frutas. Después de aplicar ese estilo de vida a mi misma y ver todos los beneficios, y que en su caso también era preciso, lo apliqué a toda la familia. A ellos se lo aplico muy bien, pero cuando de mi misma se trata, siempre acabo fallando mas. Me falta la inspiración.

    Hace unos meses descubrí que se está cociendo un movimiento en las redes sociales que marca un antes y un después en la vida de muchos. Este movimiento lo promueve un joven «rebelde»de 28 años armado con pimientos rojos y agua con limón; Carlos Ríos, dietista-nutricionista, que utiliza el humor y el optimismo para ayudar a la población a convertirse en «Realfooders» y huir de «Matrix».

    ¿Qué significa Realfooder?

    La palabra realfooder viene del inglés de la combinación de «real» y «food» – comida real! Suena a tontería, pero resulta que poca comida real se está comiendo hoy en día a la hora de la verdad.

    Imagen de Free-Photos en Pixabay

    ¿De qué va el movimiento?

    Cito directamente la explicación de su página web www.realfooding.com del propio Carlos Ríos.

    El Realfooding es un estilo de vida basado en comer comida real y evitar los ultraprocesados. Es un movimiento que defiende el derecho a una alimentación saludable para la población. Es una revolución que lucha con conocimiento y conciencia contra el lado oscuro de la industria alimentaria.

    https://realfooding.com/

    En parte ya era algo que hacía; leía etiquetas, evitaba todas las «E»s posibles, miraba de comprar frescos y basar nuestra alimentación en muchas verduras y frutas. Pero ciertas cosas incluso a mi se me escapaban. El azúcar en los alimentos era algo que ya tenía en cuenta, pero no calculaba a lo mejor el porcentaje de lo que me estaba comiendo en azúcar. Aunque no comía pan comprado (ya lo hacía en casa) había otras cosas que compraba «integrales» sin fijarme en la etiqueta si realmente eso que contenían era harina integral.

    Carlos Ríos muestra un poco la realidad que hay dentro de los paquetes de alimentos que compramos, anima a cocinar comida real casera con la verdura como base, da ideas e inspiraciones, visita los supermercados para dar ejemplos y todo eso lo hace con humor y sarcasmo. Es una persona que ha encontrado un propósito en mejorar lo que entra en casa de las personas que le siguen. Intenta substituir todos esos ultraprocesados que tenemos en nuestro día a día por algo más nutritivo y bueno para la salud.

    Ver esta publicación en Instagram

    CLASIFICACIÓN REALFOODING (DESLIZA PARA VER MÁS): – – 1️⃣✅Basa tu alimentación en alimentos mínimamente procesados, priorizando los de origen vegetal 🌱. Estos son los alimentos que llevan un solo ingrediente en la etiqueta o directamente no llevan etiqueta. Combínalos en forma de comidas deliciosas 🤤 – – 2️⃣✴️Complementa tu alimentación con buenos procesados, sin que sustituyan a los alimentos mínimamente procesados. El buen procesado suele estar envasado y lleva etiqueta nutricional donde se lee más de un ingrediente, pero no se encuentran cantidades significativas (menor o igual al 5-10% del total) de azúcar añadido, harina refinada o aceite vegetal refinado. Estos productos deben ocupar un papel complementario en nuestra alimentación y podemos incluirlos siempre que no desplacen el consumo de alimentos mínimamente procesados. – – 3️⃣❌Evita ultraprocesados (más de 5 ingredientes en la etiqueta entre ellos azúcares añadidos, harinas y aceites vegetales refinados, aditivos y sal). El consumo debe ser ocasional alguna vez al mes. La recomendación es cuanto menos mejor. Se recomienda no comprarlos ni tenerlos en lugares habituales como en casa o en el trabajo. Los ultraprocesados pueden formar parte de un consumo ocasional voluntario y sin remordimientos, relacionado con eventos sociales y culturales (10%), pero manteniendo una frecuencia baja sin desplazar una alimentación basada en comida real (90%). – – La alimentación no debe centrarse en calorías, sino en la calidad de estas. Es decir, en el grado de procesamiento que han sufrido los alimentos y cómo afecta ello a nuestra salud. En eso se basa el @realfooding – – Comparte y menciona a tu amig@ que todavía vive en el engaño de MATRIX 👇🏼

    Una publicación compartida de Carlos Ríos (@carlosriosq) el

    La lucha contra MATRIX

    Pero con eso no es suficiente. Carlos Ríos apunta alto! No le basta con mejorar la alimentación de gente como tú y yo, además se pone en pié contra cadenas de supermercados y marcas que venden bajo la etiqueta de «alimentos saludables», alimentos ultraprocesados que en realidad no aportan ningún tipo de nutrición. Él es el jugador contrario a lo que él llama MATRIX (Ese mundo político,empresario, x, que no le interesa el bienestar de la población y del mundo, sino solo el dinero y su poder) y lo hace de maravilla. Todas las tentaciones y publicidad que se puedan recibir de un lado, él con sus chistes, memes y explicaciones lo reduce a cenizas. Sus informaciones y explicaciones son siempre con investigaciones y estudios que lo avalan y no se corta un pelo cuando hay que decir verdades.
    Pero ya no está solo. Ahora tiene a unos 700.000 seguidores que se unen a la lucha contra ese entorno que ha creado la gran industria en nuestro alrededor.

    Imagen de RitaE en Pixabay

    Cuidado! También tiene efectos secundarios

    Tengo que avisar. Todo tiene unos pros y unos contras.
    En este caso un gran contra que he encontrado es que me siento mejor. No solo físicamente, también mentalmente al saber que hago un bien a mi cuerpo y al de mis hijos.
    Otro contra es que he perdido peso y no me tengo que controlar a la hora de comer! Puedo comer cuanto quiera que ya tengo mi peso ideal marcado. Es un infierno!
    La contraindicación que peor llevo es la de leer etiquetas. Cada vez que compro un alimento que no he analizado previamente, leo su contenido, ingredientes, grasas, azúcares… Estoy tan informada de lo que como que casi hablo el idioma del atún.
    Y la última, que más miedo da, es que cuando quieres comer algo ultraprocesado te aparece la imagen de Carlos Ríos o su pollito en la cabeza y su voz te habla de «MATRIX» tentando para que cojas algo mejor. Por la noche, cuando tengo ganas de comer algo, como aquel que ha sido mordido, suelto la galleta del susto y cojo una pieza de fruta! Traumático. Y peor aún! Cuando cumplo y me resisto a las tentaciones, en mi mente le mando un guiño a Carlos para decirle ; «olé que buena realfooder soy!». Me hace sentir orgullosa!!!

    Dejando bromas a parte. Es algo altamente alucinante todo lo positivo que se saca de seguir a Carlos en su Instagram. Por lo que es una red social altamente recomendable!

    Estilo de vida – No dieta

    Por último, creo que tengo que remarcar que, aunque bien llevado tenga tales efectos, no es una dieta; es un estilo de vida. ¿La diferencia? La dieta se hace para perder peso, desintoxicar el cuerpo, recuperarse de una enfermedad, operación, etc. y es a «corto plazo». Tiene un fin. El estilo de vida es algo que se tiene en cuenta a largo plazo. Es una filosofía, un propósito. No significa que uno no se salte las normas de vez en cuando, créeme que a veces es imposible no caer en tentaciones, pero vuelvo a «pillar el rumbo» en la siguiente comida. Y con eso me conformo.
    Es lo que hacemos en el día a día lo que define nuestra salud, no esa cena de amigos en la que nos permitamos comer patatas chips o algún trozo de chorizo.
    En el caso de los niños también cumplo con esa mentalidad. El día a día y gran parte del fin de semana, los alimentos son reales, las comidas caseras. Pero si hay un cumpleaños, comemos con la familia o con amigos les dejo que coman lo que quieran (muy a pesar de los que nos invitan, porque en casa somos muy glotones) para que no tengan ese sentimiento de que se les escapa algo y luego vayan a quedar traumatizados. Y puedo decir que comen mucho DE TODO (Fruta, verdura, carne, pescado…), no solo cuando se trata de ultraprocesados y chocolate que tanto les chifla.

    Inspiración

    Si lo que falta no son las ganas pero sí las ideas, Realfooding da cada día versiones nuevas de platos que son hechos con comida real. Siempre hay alguna que otra inspiración para probar en casa y lo mejor es que habitualmente son bastante simples.

    Imagen de Steve Buissinne en Pixabay

    Espero que te unas al mundo Realfooding y con ello al lado de la luz. Siguiendo a Carlos Ríos aprenderás que es el AOVE, a leer etiquetas y a decir que no a las tentaciones.
    Por mi parte, gracias Carlos Ríos por existir, mejorar la salud de los que te seguimos y aportar esas ganas de comer bien a tanta gente! El mundo necesita a gente como tú.


  • You may also like

    2 Comments

  • Reply Porqué a mis hijos les gustan las verduras – Mama Retro abril 22, 2019 at 6:29 pm

    […] También es la base para un buen crecimiento de nuestros hijos. Si ya leíste el post sobre el “realfooding” sabrás que la alimentación y nutrición es algo a lo que le doy bastante […]

  • Reply Consejos para viajes largos en coche con niños - Mama Retro mayo 25, 2019 at 3:43 pm

    […] niños dentro). Plátanos y manzanas como opción saludable eran ideales. A la ida todo fue muy realfooder, a la vuelta fué mas duro de cumplir por intentar aprovechar esos últimos momentos de vacaciones. […]

  • Leave a Reply