Cargando
  • Niños / Familia

    Quitar el pañal parte 3: consíguelo en 3 días

    Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

    Bueno! Ya hemos pasado por lo que hay que saber antes de empezar, por lo que vas a necesitar y ahora solo falta que te explique cómo enseñarle al bebé a utilizar el orinal. Por lo que he visto con mis hijos el método de quitar el pañal en 3 días ha sido el que mejor resultado ha dado.

    Bienvenido, entonces, a la parte teórica de quitar el pañal a un niño para cualquier edad a partir de los 18 meses. Esta guía es una de las muchas opciones que hay para enseñarle a un pequeño a utilizar el WC. En mi experiencia ha sido la que mejor ha funcionado con nuestros 4 terremotos, y por eso, la que te voy a aconsejar. Siempre hablo desde la voz de la experiencia y no de la parte científica o profesional que te podrá dar tu pediatra o educador. ¡MI TITULACIÓN ES DE MADRE, NO DOCTORA!

    Por favor, (y creo que lo he repetido tantas veces que estarás harta de leerlo) ten en cuenta que cada niño va a su ritmo y que un niño puede entenderlo el primer día y empezar a tener fugas al mes y otro puede tardar 5 días en entenderlo pero no tener jamás fugas. Cada criatura es un mundo y un aprendizaje distinto. Hablo de quitar el pañal en 3 días, pero no te lo tomes demasiado estricto; puede que para tu pequeño sean 2 días más o dos días menos. Nunca lo compares con otros, tenga la edad que tenga. Nuestros 4 lo han hecho todos de una forma distinta y cada uno con su parte positiva y su parte más floja.

    Verás claramente cuando el/la peque lo haya entendido. Casi casi se puede escuchar el “clic” en sus cabezas. Pero hasta que no haga ese clic, ten paciencia y tómatelo con mucha calma que los maestros no caen del cielo. ¿De acuerdo?

    No me alargo más.¡vamos al lío!

    Los 3 días para quitar el pañal

    Día 1.

    El primer día habitualmente es el que sirve para que el niño entienda qué está pasando en su cuerpo. Se dará cuenta de que se está mojando o de que algo se cae por sus piernas. Es cuando relacionará eso que hace su cuerpo con el urinal.

    Empezar el día con calma

    Desayuno de aven a
    El desayuno de avena que toman nuestros peques. Sin gluten ni lactosa

    La mayoría de madres que utilizan el método de quitar el pañal en 3 días aconsejan empezar en cuanto el niño se ha despertado. Pero en esto, en mi experiencia, tengo que discrepar.

    He visto mejor resultado empezando cuando el niño está realmente despierto y después de desayunar con tranquilidad. Es un día importante, que le descolocará de su rutina habitual. Para mantener los humores veo relevante que al menos pueda despertarse a su ritmo.

    Después sí, con la mente despejada y el estómago lleno es momento de pasar a la acción.

    Entender qué pasa

    Para que el bebé note de forma más clara qué está pasando con su cuerpo, el primer día es ideal dejarle con el pompis al aire; es decir, sin pañal, sin pantalones y sin calzoncillos. Esto hará que el pipí le baje por las piernas y se dé cuenta de ello. Y sí, también lo hará la caca, pero tranquila que no tardará en darse cuenta de ello.

    Por eso aconsejo tener calcetines largos. Si le quitas el pañal en invierno o verano no pasará frío por el calor natural o de la calefacción. En primavera y otoño puede que los suelos estén fríos y sería contra productivo que se resfriara.

    Y ahora viene cuando se requiere de tu especial atención. Deja que el bebé juegue contigo, que haga lo que quiera dentro de la zona de aprendizaje y estate súper atenta a sus reacciones.

    Seguramente las primeras veces no se percate de lo que está pasando, pero en cuanto veas que se para, se mira las piernas o que se está haciendo pis encima, llévale directo al orinal. Puede que también tú tardes en notar las señales que muestra antes de hacer pipí o caca. Pero cada vez que se le escape un poco de pipí, siéntala en el potty. Así relacionará una cosa con la otra.

    Lo suyo es ver cada fuga como nueva posibilidad de enseñarle lo que se espera de ella.

    Puede que al principio no quiera quedarse sentado. No pasa nada. Intenta encontrar alguna distracción. Puedes hacerle cosquillas en las manos, darle un abrazo o incluso jugar a algo. Si ves que al cabo de unos minutos la cosa sigue igual, deja que se vaya otra vez a jugar. No la tengas 10 minutos sentada porque solo tensa el proceso. (Créeme que es otro de los procesos que puse en práctica y fue bastante horroroso)

    ¡Hay algo en el potty!

    Cuando consigas que haga pis por primera vez en el sitio correcto (y para eso puede que necesites 10 o 20 intentos) es momento de sacar tu mejor sonrisa, los aplausos y el bailoteo. Coge a la pequeña de la mano y llevad juntas el pipí o la caca al baño y decidle adiós al tirar de la cadena. (¡SI! ¡POR FAVOR! Decidle adiós con mucho afán en cuanto el papel y compañía se vayan rumbo a la canalización – les encanta hacer eso la primera semana)

    No acabéis aquí; hay que hacer la rutina. Ayúdale a lavarse las manos y a secarse. ¡Bien hecho! ¡Solo falta enganchar la pegatina en su sitio o dale el premio acordado!.

    Aunque sean 3 gotas, felicítale, dale el premio, baila la celebración y haz un gran qué de esas 3 gotas de pipí. Tiene que ver que es todo un éxito y que merece la pena esforzarse en hacerlo bien porqué hay recompensa.

    Puede que a veces lleguéis tarde y ya se haya formado un pequeño charco en sus pies, pero si ves que ha guardado algo de pipi para el potty no seas quisquillosa, felicítale y dale el premio. Lo ha logrado como ha podido.

    Repite, repite, repite.

    A partir de aquí se trata de ir repitiendo el proceso. Darle mucha agua “colorada con zumo” y estar atenta a sus reacciones. ¡NO DESESPERES! Es un proceso y no lo aprenderá en una mañana. Cuantas más veces lo vayas repitiendo más lo entenderá. Empezarás a ver que se para durante el juego y te mira o que se mira sus genitales. Cada vez verás más claras las señales y podrás ayudarle más rápido a conseguir que sea un logro.

    ¡Cuidado!

    ¡NO VAYAS DETRÁS DEL BEBÉ PREGUNTANDO SI TIENE PIPÍ! Eso hice yo con los 2 primeros y creo que les agobié a ellos y a mí. Deja que el niño haga la suya. Si se escapan 2 gotas, ¿Qué más da? Deja que sea el niño el que se dé cuenta solito. Y sí, esta parte la veo muy importante.

    Cuando sea hora de ir a dormir es importante sentarle en el potty para incorporarlo en su rutina de noche. Si tiene hermanos mayores les podrá seguir en su rutina.

    Foto de Médico creado por freepik – www.freepik.es

    Día 2.

    El segundo día es el día en que reaccionan más vivos a esas señales de su cuerpo y en las que, aunque a veces tarde, pongan remedio avisándote o reaccionando con caras y sonidos raros.

    Tan pronto se despierte y despeje un poco (le hayas dado abrazos y besitos) quítale el pañal y siéntalo en su orinal.

    Hoy la evolución dependerá de tu intuición: Si todavía está la cosa verde, no pasa nada, sigue como si fuera el primer día. No desesperes. Cuanto más te relajes tú, más fácil le será a él. ¡Aquí no hay que tener prisa! ¡Uno de los nuestros tardó hasta el cuarto día en entenderlo pero después no tuvo más fugas!

    Primeros cambios

    Si la cabecita del peque ya ha hecho “clic” y sabe asociar las reacciones de su cuerpo con el potty (aunque a veces tarde), ponle unos calzoncillos o braguitas. Estará super orgulloso de pasar al siguiente nivel y le hará mucha ilusión llevar ese “pañal” tan raro.

    Que le haya hecho clic no significa que no tenga accidentes. A veces avisará un poco tarde o simplemente se despistará porque está demasiado concentrado en jugar. ¡Es completamente NORMAL! No esperes del pequeño que aprenda algo tan importante en solo unas horas. Necesita práctica para saber calcular mejor y descifrar las señales a tiempo.

    Sigue jugando con él en la zona de aprendizaje, aunque seguramente ya podrás dejar de fijarte en él al 100% porque, después de un día, tú habrás descifrado alguna señal para saber que necesita su Potty o él ya sabrá como llamar tu atención.

    Aumentar la dificultad

    El segundo día habitualmente es el día en que notas progresos y sus formas de alertar se volverán más claras porque verá que sabes reaccionar y ayudarle en su apuro.

    Si ves que tu pequeño ya sabe aguantar el pipí hasta llegar al potty (aunque sea con unas gotas perdidas por el camino) puedes aumentar un poco la dificultad alejando el urinal de vuestra zona de aprendizaje. Así también empezará a entender que hay que avisar con antelación.

    También podéis salir de la zona de aprendizaje y empezar a moveros juntos con normalidad por la casa. ¿Quizás puede ayudarte a preparar la comida o a poner la lavadora?

    Vuelvo a repetir que es importante no agobiarle con la pregunta de “¿Tienes pipí?” ¡Deja que el niño sea el que lleve la voz cantante! Será dónde verás un éxito más duradero.

    Sigue con la rutina de ponerle a hacer pipí antes de acostarle.

    Photo by Lubomirkin on Unsplash

    Día 3 o 4

    Empieza el día como el anterior. Si le fue bien con los calzoncillos, ya puedes vestirle por completo. ¡Bieeen! ¡Pantalones! Si ves que todavía necesita un poco más de tiempo sigue igual que el día anterior sin preocuparte. Vuelvo a repetir que el método de quitar el pañal en 3 días también vale que sean 4 o 5. Si los míos hubieran tardado más creo que hubiera tirado del freno de mano. Más días solo nos hubieran llevado a los enfados y a la frustración, pero esa decisión, con tus hijos, dependerá de ti.

    Fuera de la zona de confort

    Hoy es día de hacer la primera salida. ¡Llévate a la pequeña a hacer algún recado! Nada que sea muy largo. No vayas con ella a hacer la compra al súper dónde vas a tardar 1 hora y pico. Llévala a ver a la abuela un rato o a la pescadería. Un recado que sea poco ratito, pero que salga de casa y no tenga el potty cerca.

    Antes de salir de casa llévala SIEMPRE a hacer pis en el WC para que no se vea apurada fuera de casa. Coge ropa de recambio, porque puede que por inseguridad tenga un accidente. ES NORMAL y puede pasar. Debes recordar que no lo hace a propósito y que no es personal.

    Una vez haya superado esta prueba ya puedes dar por finalizados el entrenamiento de quitar el pañal en 3 días. A partir de aquí ya es todo cosa de práctica, repetición y errores.

    Imagen de esudroff en Pixabay

    Lo demás es sobre la marcha

    A tan prontas edades, no sabrá bajarse sola los pantalones ni limpiarse, pero sí te avisará siempre para que la ayudes. Aprenderá sobre la marcha e incluso lo hará por su propio pie, porque los niños por intuición quieren progresar y aprender.

    ¡Recuerda!

    Realmente debe quedarte claro y clarísimo que hay que relajarse durante este proceso. No tengas prisa y no le cargues con presión de aprenderlo al ritmo que tú esperas de ella.

    He visto en mis propios hijos que cuánto más tensa estaba yo, más tardaban en coger el tranquillo. A la que yo dejaba ser lo que tenía que ser y no me desesperaba por esas 3 gotas de pipí en las braguitas, ¡la cosa iba sola y sobre ruedas!

    KEEP CALM y deja que tu peque se ocupe de ello 😉

    En la siguiente entrada te explicaré pequeños trucos adicionales y anécdotas del proceso en casa para que veas que las he visto de todos los colores 😉

    Si te ha gustado, ¡Comparte!
  • También te puede interesar...

    No Comments

    Leave a Reply

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable jennifer philipps.
    • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios  1&1 - IONOS.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad