Cargando
  • Niños / Familia

    Quitar el pañal – parte 2: Qué necesitas

    Bueno! Si ya te has pasado por la primera parte de cómo quitar el pañal (a partir de los 18 meses) sabrás más o menos qué señales me daban mis peques y qué tuve en cuenta a la hora de empezar. Ahora viene cuando te doy la lista de lo que utilicé para enseñarles a utilizar el orinal ;-). Tranquila que no hay demasiado.

    ¿Qué necesitas?

    La verdad es que, materialmente, no es demasiado lo que hay que tener listo para quitar el pañal al bebé.

    Materialmente

    Un orinal

    En casa al orinal lo llamamos “Potty”. Simplemente porque el nombre en inglés me parece más gracioso y es una palabra fácil para los pequeños.
    El potty no tiene que ser algo muy sofisticado, la verdad. Nosotros utilizamos el pato de Fisher Price, pero el que tengo en casa de mi madre (de los más simples y sencillos que existen) cumple perfectamente con la función.

    Quizás consideres quitar el pañal al estilo Montessori y utilizar directamente el WC de adultos con un adaptador. No puedo hablarte de cómo hacerlo porque a los míos siempre les he enseñado primero a utilizar el orinal en su tamaño. Más que nada porque pienso que ya suficiente tiene el pequeño con aprender lo básico como para encima hacerle subir y bajar escalones. Quizás a los 2 años y medio o 3 años sí es bueno hacerlo todo a la vez, pero a las edades de los míos (entre 19 y 22 meses) me parecía pedir demasiado. Además la ventaja que veo yo al potty, es que los primeros días siempre puedes tenerlo cerca y es más probable celebrar éxitos. Hacer la transición al WC de adultos no es difícil una vez la niña tiene controlado el tema.

    Premios

    Muchos critican dar premios a la hora de enseñar a utilizar el orinal. En mi opinión los premios le dan un propósito a todo. Creo que el niño aprende de forma más rápida que lo que acaba de hacer es algo bueno y obtiene su confirmación con el premio.

    Los premios deben ser un pequeño detalle. No estoy hablando de que le compres juguetes ni nada por el estilo. Puedes darle un “mini” lacasito por cada vez que consigue hacer pipi o caca en el wc o tener en la pared un cartelito en el que engancháis una pegatina por cada acierto. Y este último puede parecer poco motivador pero con nuestro último ha triunfado más que las mini gominolas que le dí el primer día. No lo subestimes.

    Imagen de silviarita en Pixabay

    Bebida

    Para que el niño tenga más oportunidades de practicar su control de esfínteres y a utilizar el orinal, es bueno darle “mucho” para beber. No estoy hablando de hincharlo a agua, simplemente de tenerle bien hidratado.

    Mi truco es mezclarle un poco de zumo en el agua para que sea un poquitín más dulce y tenga más ganas de beber. Eso me ahorra tener que seguirle con el vasito de agua. Una vez el niño tiene claro como funciona la cosa vuelvo a dejar la sed para su propia intuición.

    Fregona

    Quizás no la necesites, pero siempre es bueno tenerla cerca 😉

    Braguitas o calzoncillos

    Aunque los primeros dos días no deberían ser necesarios, el bebé necesitará ropa interior una vez haya aprendido a utilizar el potty. Te aviso porque, quizás sea algo que no tengas a mano y necesites comprar antes de lanzarte a la aventura.

    Calcetines altos

    Si tienes suelos fríos o le quitas el pañal en primavera u otoño donde no necesariamente tienes la calefacción puesta, necesitarás unos calcetines largos para calentarle los pies y las piernas al bebé. Más que nada porque los primeros días tiene que correr con el culete al aire para darse cuenta de lo que pasa cuando no vigila 😉

    Te servirá mucho

    Zona de entreno

    Ha sido muy práctico en las 4 ocasiones que he enseñado a los pequeños de casa a utilizar el orinal. Limitando una zona de juego era más fácil tener el niño bajo mi observación. Con el primero fue el comedor. Para los demás ha sido la habitación de juguetes.

    Es una forma de evitar que se escape de tu vista y así poder estar siempre cerca cuando se haga pipí o caca.

    Necesitarás preparar la zona para lo que va a venir; quita alfombras y todo aquello que no quieras que se moje o que pueda ser manchado. Ten a mano un montón de juguetes, actividades y sobre todo el potty.

    Rutina

    Enseñarle a utilizar el orinal no solo trata de hacer pipi o caca. Es una rutina. Para limpiarse solos el culete tendrán todavía los brazos demasiado cortos, pero sí pueden limpiarse después de hacer pipí. También es ahora cuando hay que enseñarles que lo que hay en el orinal tiene que ir al WC, que hay que tirar de la cadena y que después hay que lavarse las manos. Si se lo enseñas ahora no tendrás que ir detrás de ellos más adelante.

    Por eso es bueno que tengas preparado todo lo que va a necesitar. El jabón de manos (puedes comprarle uno divertido para que tenga más ganas de usarlo) y la toalla a su alcance y un taburete para que pueda tirar de la cadena o ver como lo haces tú, son un buen comienzo.

    Celebración

    Otro tanto importante. Aunque después de hacerlo todo bien le des un premio, ¡les ENCANTA! tener una celebración adicional.

    Haced una procesión con papá para llevar el contenido del potty al WC al estilo tractor amarillo o inventad un baile de felicidad para decirle adiós al tirar de la cadena. No les suele durar mucho el interés por ello y puede que a los 2 días te encuentres sola haciendo el bailoteo, pero los primeros días les da muchos ánimos.

    Paciencia

    Quizás no sea habitual leer este requisito en la lista de necesidades. Pero créeme que lo es siempre que intentes enseñar a un niño o bebé a utilizar el orinal y eso en todas las edades. Consume mucha energía, y si uno no viene cargado de paciencia puede ser algo muy frustrante. Y aquí habla la voz de la experiencia. Es un proceso. Aprendemos todo a base de experiencia y utilizar el WC no es una excepción. La niña no sabe qué está pasando con su cuerpo y tampoco relaciona verte a ti sentado en el WC con lo que le está ocurriendo en ese momento. Necesita entender sus señales y su cuerpo para poder “cumplir” con lo que se espera de él/ella.

    Y no es un proceso de 5 días y listos. Según el niño puede durar mucho más. Cuanto más relajada estés tú mejor lo llevara tu pequeñ@ y más rápido lo entenderá ;-)

    Tiempo

    Aunque el método que te voy a dar más abajo habla de 3 días, puede que tu criatura necesite algún día más. Pero al tiempo al que realmente me refiero es el que le dedicarás en estos 3 días.

    Sobre todo el primer día, él o la pequeña necesitará 100% de tu atención. Es muy importante porque de ello dependerá que relacione sus pipís y cacas con el potty.

    Foto de Bebé creado por rawpixel.com – www.freepik.es

    No te servirá

    Regañar, castigar o gritar

    Esto ahora suena horrible, pero créeme que por mucho que sepas que no lo está haciendo a propósito, los accidentes acaban con la paciencia y se recurre a lo que más a mano se tiene para impedirlos.

    Puede que los 3 primeros días todavía estés dentro de la mentalidad de entrenamiento, pero cuando llevas un mes y sigan los accidentes esporádicos, o aún peor, accidentes provocados, tus nervios también se verán afectados.

    Déjame decirte que castigar, regañar o culpar no sirven de nada. ¡ABSOLUTAMENTE NADA! Más bien te harán todo lo contrario. Le darán al niño una arma para utilizar contra ti y tener toda tu atención. Y sí, aquí vuelve a hablar la experiencia.

    Forzar la situación

    Aunque creo que realmente, una vez dadas las señales, todo niño puede aprender a utilizar el potty, a veces no es el momento. Puede que sea por el pequeño o puede que sea porque tú estás demasiado nerviosa. Con nuestro último se interpuso la fiebre a las 3 horas de empezar con el procedimiento. Lo dejamos para la semana siguiente.

    Si ves que la cosa no funciona y que solo supone una frustración para uno de los dos o los dos a la vez; tira del freno de mano. El mes que viene va a llegar y puede que sean mejor momento.

    Volver al pañal a ratos

    Puede que te entre la tentación de ponerle el pañal a ratos por X motivos. No lo hagas. Una vez le quites el pañal, déjale sin él a lo largo del día (noche es otro tema a parte).

    No estoy hablando de volver a ponerle el pañal si la cosa no va bien. Por supuesto, como he mencionado más arriba, si la cosa se convierte en un auténtico desastre y uno de los 2 no está listo, mejor dejarlo.

    Estoy hablando de no ponerle el pañal 1 hora porque vamos a hacer un recado o ponerle el pañal 10 minutos porque viene la abuela y lo quiere coger en brazos. ERROR! Si quitamos el pañal lo hacemos bien y sin excepciones. Si no, ¡menudo lío le meterás en la cabeza!

    ¿Lo tienes todo a mano?

    Ahora que ya sabes qué necesitas, estarás preparada para empezar la aventura de quitarle el pañal a tu bebé. En la siguiente parte te daré las pautas que seguí yo para conseguirlo en unos 3 días; alguno tarda 4, otro 2.

    ¿Qué me dices?¿Alguna sugerencia más a añadir a esta lista de cosas necesarias para quitar el pañal?¿Estás lista?

    Si te ha gustado, ¡Comparte!
  • También te puede interesar...

    2 Comments

  • Reply Quitar el pañal - Parte 1 - Antes de empezar - Mama Retro - Simple se vive mejor 3 julio 2020 at 11:34

    […] que te acerques a la segunda parte de esta serie para ver qué necesitas tener a mano para hacer del proceso algo más […]

  • Reply Quitar el pañal en 3 días - parte 3 - Mama Retro - Simple se vive mejor 8 julio 2020 at 08:27

    […] Ya hemos pasado por lo que hay que saber antes de empezar, por lo que vas a necesitar y ahora solo falta que te dé una pequeña vista de lo que tienes por delante esos días de […]

  • Leave a Reply

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable jennifer philipps .
    • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios 1&1 - IONOS.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

    Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies