Cargando

Bienvenida a Mamaretro

Me llamo Jennifer y soy madre de 4 fabulosas criaturas. En estos últimos años siendo madre he descubierto nuevas formas de vivir y ver la vida; a consciencia y aprovechando cada momento que tengo.

Antes era todo lo contrario a una persona organizada o atenta a su entorno. Vivía los días sin considerar demasiado lo que hacía o el porqué. Nunca he sido de hacer cosas fuera de sitio o demasiado locas, pero no recuerdo disfrutar conscientemente de momentos. Vivía de forma plana.

A partir del momento en que supe que sería madre, decidí cambiar muchas cosas. Quería que mi hijo tuviera espacio para crecer y un entorno seguro. Me dí cuenta de que ya no solo se trataba de mí. Ahora éramos una familia. En aquél momento empecé un viaje que me ha regalado 3 niños más y muchos conocimientos.

He ido evolucionando en más de un sentido, como toda persona a lo largo del tiempo. En mi caso he dedicado la atención a la familia, el hogar y a mi persona. He leído muchos libros, visto muchos documentales, cotilleado muchos blogs y me he dado cuenta de que todo iba enfocado a un mismo estilo de vida.

Leía mucho sobre minimalismo, Slow living, Realfooding, Zero waste… Movimientos nuevos que están ganando terreno y que no dejan de ser formas de hacer “antiguas” en las que predomina el “menos es más”.

He pasado épocas malas en las que estar en casa con los niños no me era suficiente. Estaba muy agobiada con ello porque no creía que estuviera haciendo nada útil. Creía que tenía que encontrar algo más que hacer, porque todo mi entorno trabaja o tiene otras metas. He probado hacer un millón de cosas. Entre ellas 3 ideas de negocio que se quedaron en la puerta y proyectos artesanos que tenía intención de vender. Todo para descubrir que al final nada de ello me hacía realmente feliz. En todos ellos solo he visto mi propio fracaso. El mundo seguía girando y yo ocupada mirando al suelo y buscando dónde esconderme. Muy agobiada, triste y tensa en todo lo que hacía solo por forzar tanto la búsqueda.

Una búsqueda de algo que tenía delante de mis narices. En el momento en que decidí que el tiempo pasa volando y que por ahora tenía que conformarme con cuidar de mi familia me dí cuenta de que en realidad no quería hacer más que eso. Cuidar y seguir creando nuestro hogar y vida familiar. Y desde entonces este enorme peso (con enorme me refiero al tamaño de un dinosaurio gigante) ha desaparecido y he vuelto a ver las cosas de forma distinta.

Ahora todo lo que hago lo hago con ganas. No tengo días en que no tenga fuerza para levantarme y paso el día riendo con los niños (Y regañando, chillando y enfadándome también). Disfruto cocinando, cuidando de mi montón de compostaje y solucionando problemas que normalmente dejaba para Paparetro. Lo hago con la mente libre de que si no intento no puedo conseguir.

Estos retos, proyectos y problemas que me hacen aprender cosas nuevas y me hacen superarme a mi misma son ahora mi día a día. Lo que antes me estorbaba ahora es mi motivación. He dado la vuelta a la tortilla.

En este blog quiero compartir contigo formas de vivir una vida más simple, más consciente y más aventurera. No encontrarás la vida que ahora está de moda; encontrarás la vida que nos da tranquilidad a nosotros y con la que espero que mis hijos se lleven un buen recuerdo. Soluciones a problemas diarios; sin tóxicos y todo hecho desde cero. Recetas fáciles y saludables. Manualidades entretenidas. Ideas y consejos para ahorrar dinero y tiempo. Y todo lo que te pueda llegar a interesar.

Siéntate y disfruta de estas páginas. Sobretodo de las que van a venir, porque te inspirarán a prestar atención, a dar un paso adelante y atreverte a ser diferente.

Vive el momento.

¡Un fuerte abrazo!

Jennifer