Cargando
  • Sostenible

    Como incluir más productos de temporada a tu vida

    Photo by Shelley Pauls on Unsplash

    Si has leído mi entrada sobre los beneficios de comer productos de temporada, puede que te interese saber cómo hacerlo de la mejor forma.

    Aquí te dejo algunos consejos para que puedas hacerlo de la mejor forma posible.

    Infórmate

    ¡Hoy en día no tener conocimiento de algo no es excusa! Internet te dará todo lo que necesitas.

    Busca qué frutas y verduras son de temporada e intenta incluirlas en tus comidas. Para no abrumarte demasiado, empieza despacito. Incluye solo en las cenas o en 2 o 3 comidas a la semana. Poco a poco te irás acostumbrando y sin querer irás aumentando.

    En cuerpomente.es tienen una guía practica visual de los productos de temporada por meses. ¡Es genial! Pero si no te sirve, seguro que ecosia (o google) pueden ayudarte.

    Photo by Peter Wendt on Unsplash

    Haz un menú semanal

    Una vez te hayas informado lo mejor que puedes hacer para incluir estos productos en tus comidas es planificar y así estar preparad@ para cocinarlas.

    Si haces un menú semanal, eso será mucho más sencillo. Buscarás tus recetas de antemano, comprarás los ingredientes necesarios y tendrás más probabilidades de incluir esos alimentos en tus rutinas.

    Compra productos de temporada en el mercado local

    Otra forma de obtener información es a través de los expertos. Si te animas a comprar de forma habitual en el mercado local matarás dos pájaros de un tiro; el vendedor es el mayor experto en estaciones y sus cultivos. Te informará de primera mano de los productos que son de temporada y te proporcionará con los que son realmente de la zona.

    Puede que también encuentres algún tipo de verdura o fruta que no sea del momento, pero eso será poca cosa y lo notarás, sobre todo, en su precio.

    Si el mercado no entra en tu presupuesto, no te es posible por horarios o cualquier otra contraindicación, puede que tengas un comercio local o una verdulería cerca. Ellos también te ayudarán a tomar las mejores elecciones.

    Photo by gemma on Unsplash

    En el supermercado escoge bien

    Cuando te diriges a comprar tu producto fresco, en el supermercado es un poco más difícil escoger bien. La mayoría de productos que tienen son de temporada, pero en medio también podemos encontrar los que no.

    Para diferenciar los de temporada, puedes guiarte por distintos tipos de indicadores. Uno puede ser el país de origen y otro el precio. El primero debería estar anotado en la etiqueta o debajo de su precio. Para el segundo necesitas tener una noción de lo que cuestan en temporada los productos habituales.

    Cultiva tu propia fruta y verdura

    No hay nada más gratificante que cultivar tu propia comida. No necesariamente tiene que ser un huerto de una hectárea y cultivar al 100% tu comida. Basta con tener algunos tiestos en el balcón con algunas especies.

    Cultivar tu propia comida te hará más consciente de tu entorno, del tiempo y de la estación del año. Además te conectará con la naturaleza, aunque sea en porciones pequeñas. Cuidar de una o varias plantas te hará más sensible a sus señales, su bienestar y te dará una noción del esfuerzo que requiere cultivar esa comida que tan fácilmente conseguimos en otras partes.

    Photo by Nick Grappone on Unsplash

    Recolecta directo de la naturaleza

    Hay algo que hemos perdido de vista con demasiada facilidad. Estamos rodeados de comida sin saberlo.

    Sí, sabemos que en otoño podemos recoger setas del bosque, y que en primavera abundan los espárragos (al menos eso es lo habitual en nuestra zona), pero no son solo este tipo de alimentos los que nos rodean.

    Indagando un poco en internet descubriremos que hay muchos alimentos que crecen en los caminos rurales o al lado de los campos de cultivo, que son alimentos muy nutricionales y que pisamos sin saber su valor.

    La malva, el diente de león y muchas otras son aptas para su consumo e ideales para incluir en ensaladas. También podemos encontrar olivos, castaños, granadas o higueras salvajes que no son de nadie y que son alimentos riquísimos.

    Existen muchas especies que seguramente crecen en abundancia en tu entorno; nosotros estamos en una zona donde abundan el romero y el tomillo.

    Eso sí, cuando vayas a recolectar, asegúrate de tomar solo aquello que necesites y procura hacerlo solo en zonas que no pertenezcan a nadie.

    ¡Hazlo!

    Todas las ideas anteriores estan muy bien, pero si no estas decidid@ en cumplirlo, no te servirán de nada. Las buenas intenciones no hacen realidad los propósitos, son las acciones las que nos llevan a los avances.

    Por ese motivo, ¡hazlo! aunque sea a pasitos de hormiga. No hay prisa ni nadie que te controle, castigue o regañe si no lo haces bien. Es mejor hacer algo que no hacer absolutamente nada. Y comer de temporada es algo que no solo te beneficia a ti, beneficia a todo tu entorno.

    ¿Se te ocurre alguna forma más de incluir productos de temporada en la dieta habitual? ¡Compártela conmigo dejando tu comentario!

    Si te ha gustado, ¡Comparte!
  • También te puede interesar...

    No Comments

    Leave a Reply

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable jennifer philipps.
    • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Tu consentimiento.
    • Destinatarios  1&1 - IONOS.
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
    Privacidad