Apagar las pantallas es la mejor forma de ganar tiempo de calidad en familia

Hace unos años hicimos algo que parece imposible. Pasamos un mes entero sin tablet, TV, móvil ni pantallas. Pusimos nuestro enfoque a pasar más tiempo en familia y fue una de las mejores decisiones que tomamos.

Desde entonces hemos vuelto a aumentar, poquito a poco, nuestro tiempo dedicado a la electrónica. En medio hemos vuelto a hacer algún detox ligero, pero nunca más algo tan radical como aquella primera vez.

Pero la iniciativa no fue porque se nos estropeara o porque no tuviéramos internet. Fue una decisión propia. La TV estuvo desenchufada, las aplicaciones a redes sociales, videos y otras distracciones desinstaladas. Y en realidad lo alargamos casi 2 meses en los que tanto adultos como niños solo vimos la TV 3 días (1 película en 3 ocasiones)

¿Qué relación teníamos con el TV, internet y redes sociales?

Eliminé la televisión entre semana hace unos 6 años. El mayor era muy pequeñito cuando empecé a dejarle encender el televisor solo los fines de semana. Daba prioridad al tiempo de juego con su hermana. Y solo le permitía encenderlo por la noche. Nunca por la mañana.

Fue un hábito que introducimos bastante gradual. Empezaron a dejar de ver la TV durante las meriendas porque no hablaban entre ellos, quedaban zombis delante de la pantalla. Luego les quité la TV de las mañanas porque había peleas y berrinches para vestirse y empezar el día. Al final también eliminamos el tiempo de la noche porque preferíamos pasar tiempo en familia y los niños si no pasaban noches muy inquietas.

La cosa no ha cambiado mucho. Entre semana el televisor es y ha sido TABÚ desde entonces. El viernes por la noche es noche de series, el sábado si estamos de humor o no acabamos muy tarde, también la miran un rato por la noche. Los domingos son como los viernes y pueden cenar delante de la TV. Tengo que reconocer que esto ha sido así desde el confinamiento. Antes miraban menos.

Tablet, PlayStation o consolas solo las usan una vez cada dos o tres meses. Es algo muuuuy esporádico en festivos (Como navidades) y días especiales (como cumpleaños o visitas).

Si hablamos de mí… ya compartí mis formas de reducir tiempo en pantalla. No siempre lo cumplo, pero me funciona cuando realmente le pongo intención. Antes, los fines de semana para mí también eran momentos de bajada de ritmo (eso me cuesta muy poco) y el móvil o la tablet me acompañaban hiciera lo que hiciera con videos sobre temas variados (la mayoría de aprendizaje) o una serie tras otra (Soy una adicta a las series, sobre todo coreanas románticas). Entre semana, el ratito libre que me quedaba entre poner a dormir a los niños y dormirme en el sofá lo llenaba con series vacías como Dr. House; no hay mucho que pensar. Pero eso quizás eran 5 o 10 minutos – me dormía del cansancio acumulado de todo del día. Ahora la cosa es bastante menos, pero sigo buscando de todo en el móvil.

¡Dejad las pantallas apagadas durante un largo tiempo!, ¿pero por qué?

Seguramente te estarás preguntando a qué viene «la tontería» de dejar algo tan normal y cuotidiano como la televisión e internet. Yo vi motivos distintos entre adultos y niños. Intentaré especificar mis razones para cada parte familiar para que entiendas la toma de decisión y veas el porqué merece la pena apagar las pantallas y pasar más tiempo en familia.

Para los peques

Menos influencia externa

Por mucho que controle los programas que miran los niños (en su mayoría no miran nada que no sea categoría 0+ o 7+) noto que absorben mucha información no precisamente idónea. El vocabulario que tienen hoy en día los programas infantiles son… discutibles.

No es que a mí no se me escape algún taco o diga o haga tonterías, pero me basta con que se queden con mis malos hábitos. No hace falta añadir los de sus muñecos favoritos en la TV.

Comportamiento

Además hemos notado la relación que tienen las pantallas con su manera de actuar. Cuanto más miran la tele, más nerviosos están, más se pelean y más lloran. Desconectarles puede acabar en peleas o disgustos evitables.

Está comprobado en casa. Cuando les dejas mirar una serie, al parar no tardan ni 5 minutos en llegar a los gritos y enfados. Es uno de los motivos por los que nunca miran la tele por las mañanas, porque, sino se pasan el día siguiendo ese mal camino.

Convivir

Cuando pasamos tiempo en familia, aprendemos mucho sobre nosotros, sobre ellos y como tratarnos a cada uno. Es algo de mucho valor. Como padres conocemos mejor a nuestros hijos y para los niños, que tienen toda una vida por delante, es una buena herramienta para aprender a tratar y entender a otras personas y caracteres distintos.

La convivencia en familia se hace más sencilla. Cuanto más tiempo pasamos juntos, más cariño. Si hay más cariño más nos llegamos a conocer y más comprensión y empatía podemos llegar a tener el uno por el otro. Tiene sentido, ¿verdad?

Aprendizaje

Tareas como recoger el garaje en equipo pueden enseñar muchas cosas a los peques mientras nosotros cumplimos con nuestros quehaceres alrededor del hogar. Esto también es pasar tiempo en familia.

Quizás esta vaya muy relacionada con mi segundo punto «menos teoría y más acción», pero en este caso quiero enfocarlo un poco más en los niños. Compartir actividades con ellos o dejarles hacer cosas propias será mucho más fructífero a largo plazo y es conocimiento que no pueden adquirir de una aplicación o película. Construir, jugar, investigar, cocinar… Cualquier cosa que hagan ellos mismos con nosotros o sus hermanos les quedará en la memoria para momentos futuros y les será útil. El aprendizaje siempre empieza en casa.

Para adultos

Concienciar

Creo que no somos del todo conscientes de todo el tiempo que pasamos delante de pantallas. En el caso de la TV de los niños, 4 capítulos de una serie pasan tan rápido que ni te das cuenta y ya van por el sexto. Con los móviles pasa lo mismo. No somos conscientes de todo el tiempo que pasamos con aparato en mano, aunque sea solo para contestar, buscar una información del momento o leer el periódico.

Vida simple, natural, tranquila.

Me encanta la vida lenta, la calma, crear cosas, cuidar plantas, probar… Eso no es muy compatible con pasar demasiado tiempo online o con la pantalla. La vida simple es disfrutar del momento, y eso no puede hacerse con el móvil en mano. Una pantalla no es algo natural. Y lo único tranquilo que desprende mi móvil son los sonidos y melodías de meditación que escucho de vez en cuando.

Recuperar tiempos hormiga

Vale, esta expresión la he cogido de los gastos hormiga. Los gastos hormiga son los pequeños gastos diarios que se nos comen el sueldo a miguitas. Al final de mes, ese euro del café diario o del chicle, sumado a otros gastos de este tipo llegan a sumar un dineral con el que nos podríamos comprar algo de mucha más necesidad o de más valor.

El tiempo hormiga gastado, son entonces esos 5 minutos de Facebook, ese video de tiktok o YouTube, el mensaje de la vecina Lolita y el mail de la Gestoría que sumados al final del día pueden llegar a ser una hora como mínimo. Ese tiempo es el que al final del día podría haber sido tiempo invertido en algo de más propósito.

Priorizar y organizar

En mi caso, cuando utilizo la pantalla, pierdo bastante el enfoque de lo que realmente hay que hacer. Ese video que miro para saber hacer eso o lo otro, se convierte en mi prioridad en vez de mirar qué puedo hacer y mejorar en mi entorno. Me despisto mucho, y quizás no sea la única.

Dejando pantallas y redes sociales es más fácil priorizar y organizar el tiempo- hay menos distracciones.

Menos teoría, más práctica

Las pantallas evitan que hagamos todas las cosas que vemos en ellas. Es posible adquirir todo el conocimiento con ellas, nuevos propósitos o proyectos bonitos de hacer, pero si nunca se llega a la práctica no servirá de nada. Y… mano al corazón, cuantos pines e ideas tienes en Pinterest que se quedan ahí sin ser probadas. ¿O eso solo me pasa a mí?

Tiempo en familia – Recuerdos

Otro motivo – y este vale para adultos y niños – es que el valor del tiempo en pantalla no se puede comparar con el tiempo en familia. Queramos o no, al mirar todo lo que hemos vivido, estoy segura de que son esos los momentos que más nos llenarán el corazón. Los niños crecen muy deprisa. El tiempo vuela. Y al final de la vida, de lo que se arrepienten la mayoría es de no haber pasado más tiempo en familia. Así que, antes que arrepentirnos al final, mejor ponerle remedio ahora que podemos y pasando tiempo de calidad con esos peques 😉

Otros beneficios

Se podrían añadir muchos más beneficios; el económico si tienes TV de pago (Netflix, Disney + o HBO…) o pasar más tiempo al aire libre. Sin embargo eso depende de cada hogar y situación familiar. Creo que con estas nombradas, ya hay motivos suficientes para darle un golpe de pensamiento, ¿no crees?

La propuesta

Tenemos el verano en la espalda. Los niños han vuelto al cole y volvemos a la vida de rutinas y tranquilidad. Quiero aprovechar este momento para hacer, de nuevo, la desintoxicación de pantallas con mis hijos. Tiene demasiados beneficios para ignorarlo. Tanto para ellos como para nosotros. Para los adultos es un poco más complicado trabajando desde casa, pero sí podemos limitarnos en nuestro tiempo libre.

Sigue las siguientes pautas para cumplir el objetivo;

Eliminar por completo las pantallas durante un tiempo limitado

No estoy hablando en ningún momento de eliminar las pantallas por completo de nuestras vidas. Eso no sería muy realista. Además creo que los extremos nunca acaban bien.

La propuesta es abandonar las tecnologías por un tiempo limitado. En nuestro caso serán 1 o 2 meses – según veamos como evoluciona. Esto incluye el móvil, la televisión, la tablet, la PlayStation y los PC. No tenemos más tampoco.

Lo ideal es desenchufar el televisor por completo – de ese modo cuando hay tentación uno se da cuenta de que no se debería utilizar. En cuanto a móviles, lo ideal seria poner una bandeja en la entrada dónde dejar los móviles al llegar a casa y desinstalar todas las aplicaciones que no sean de comunicación directa (no. Las redes sociales no entran dentro de esta categoría)

Sustituir las tecnologías por actividades reales

Eliminando toda tecnología de nuestras vidas durante ese tiempo, nos quedará mucho tiempo «libre». Ese tiempo no hace falta tenerlo todo ocupado y lleno de actividades para distraer. Todo lo contrario. Se llenará solo según el momento.

Juegos de mesa y en familia

Esos sábados por la noche que normalmente pasábamos mirando alguna serie o película se pueden convertir perfectamente en una noche semanal de juegos de mesa. Es algo que incluso puede convertirse en una tradición y extenderse más allá de la desintoxicación de pantallas y así en tiempo valioso para la familia.

Libros y cuentos

Hay personas que les gusta leer y personas que les cuesta un poco más. Del mismo modo, hay niños que, cuando se aburren y no saben qué hacer, escogen un libro de la estantería y se ponen a leer y otros que no quieren leer ni que les pagues por ello (No!, no pago a mis hijos por leer – que quede claro).

Yo misma soy lectora, pero Paparetro no lo es. A mí me cuesta muy poco, cuando me aburro, ir a mi estantería de libros fantásticos y adentrarme en ello. A Paparetro le he comprado como 10 libros desde que nos conocimos hace 18 años y todavía no ha leído ninguno (y sí, me ha costado 10 libros entender el derroche de dinero)

Como soy lectora, cuando los peques se aburren me encanta contestarles «coge un libro y lee!». Con unos funciona, otros deciden ignorar mi propuesta, darse la vuelta y buscarse algo «mejor» que hacer. «Lee un libro» es una buena forma de contestar. Siempre salgo ganando 😉

Foto de Personas creado por yanalya Aprender a meditar es una buena alternativa a las pantallas

Tiempo a solas

Esto es importante para todo el mundo. Tener silencio y poder dedicar el tiempo a uno mismo. A los niños no es algo que quizás les tire tanto, pero sí a los adultos.

Eliminando la distracción de la pantalla, uno puede dedicarse un tiempo a uno mismo, ordenando pensamientos, soñando o simplemente descansando en la cama sin hacer nada. Hay tiempo para cuidarse y mimarse. Tiempo para enfrentarse a todo eso que intentamos esquivar con el uso del móvil. Son momentos para encontrar soluciones y ponerlas en práctica.

Deporte

Quizás con el tiempo hormiga acumulado encuentras un momento para incorporar el deporte a tu día a día. No hace falta remarcar la importancia de esta práctica con todas las veces que lo oímos a diario. Muchas veces la falta de práctica es porque creemos que no tenemos tiempo para ello. Problema resuelto. Tiempo encontrado 😉

Limpiar, organizar, ordenar, recoger

Ese minuto que antes te sentabas a leer en el móvil ahora pueden servirte para limpiar algo o para recoger lo que hay fuera de lugar. No solo tú, también tu pareja o tus hijos. Parece una tontería, pero si tienes menos cosas que hacer por la noche, irás menos ajetreada a dormir y descansarás mejor. Además tendrás un hogar más recogido y limpio que también afecta a nuestro humor y nivel de estrés.

Pasado el tiempo

Una vez ha pasado el tiempo limitado sin pantallas y recuperada la harmonía de pasar más tiempo en familia, se puede volver a reincorporar poquito a poco el uso de la tecnología. Este apagón tecnológico no tiene que convertirse en algo eterno. Aunque tampoco vería lo de dejar la tele de lado como una pérdida. Más lo vería como una forma de ganar muchas cosas; tiempo, calma y tranquilidad.

Nuestra reincorporación hace 2 años, fue bastante lenta. Empezamos por una película los domingos y nos quedamos con eso durante un buen tiempo. Es una buena meta, ¿no crees? Eso significa que el resto del tiempo están ocupados de otras formas; jugando entre sí, hablando con nosotros o haciendo algo que realmente les guste. Pero eso no tiene por qué ser tu «estándar». Cada familia es un mundo y cada uno decide como vivir. Quizás tengas otro objetivo en mente que seguramente se ajustará mejor a tu familia y a vuestro estilo de vida. Pero, hacer un detox temporal de pantallas es algo que creo que da un gran servicio a cualquier familia.

Prescindir durante un tiempo de las pantallas, también les dará más valor cuando los niños tengan oportunidad de usarlas. Cuando algo se vuelve exclusivo lo apreciamos más. Para los niños ver la TV volverá a ser algo especial, pero también descubren lo bonito que puede ser vivir sin ella. Cada cosa en su momento y en las medidas que consideremos oportunas para nuestras familias. ¿Qué crees, vas a darle una oportunidad a un detox de pantallas para pasar más tiempo en familia?

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: jennifer philipps.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 1&1 - IONOS que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad